El diluvio universal (versión coreana)

No sabía como titular nuestro segundo día en Gyeongju, pero creo que esta es la sensación que hemos tenido cuando subiendo una de las montañas que teníamos en el recorrido de hoy, ha empezado a llover de forma torrencial y nos ha costado muchísimo llegar a la cima, por culpa del agua.

IMG_5156IMG_5158

A primera hora de la mañana ya ha empezado a llover y viendo que los paraguas no nos iban a servir de mucho, la chica coreana nos ha prestado dos chubasqueros para que podamos subir hasta la cima sin tener que preocuparnos de “la lluvia”. Lo pongo entre comillas porque más que lluvia ha sido un diluvio. Antes de nada decir que mi hermana se ha levantado casi como nueva, gracias al ungüento de nuestra casera coreana y después de tomarnos un café y unas tostadas con mermelada con una pareja china de Tianjin que hemos conocido esta misma mañana, nos hemos puesto los chubasqueros y… ¡la aventura nos espera!. Parecía que iba a mejorar, pero todo ha sido un espejismo en cuanto hemos pisado la primera baldosa del camino hacia la montaña que albergaba el complejo de templos de “Sungdeokjeon” ha empezado a caer agua por todas partes y nos ha complicado mucho toda la ruta prevista.

IMG_5078IMG_5080

IMG_5095 IMG_5084

Mientras ríos y ríos de agua con barro iban bajando por el camino, nosotros contra viento hemos ido subiendo hasta llegar a una de las figuras budistas que más me ha impactado desde que estoy por Asia. Una estatua budista tallada en la piedra, de dimensiones descomunales y con una grandeza e inmensidad que hacen que te veas muy pequeño e insignificante. En caso de ir a Gyeongju, yo creo que es visita obligatoria, aunque sea sólo por la sensación que te da llegar a la cima y contemplar dicha “monstruosidad religiosa” (dicho con todo el cariño del mundo). No hay palabras para describirlo. Puede que la dificultad de llegar a la estatua ha hecho que la vea con una mayor majestuosidad de la que posiblemente sea, pero ha valido la pena. Una dulcura para los ojos, sin lugar a dudas. No se podía hacer fotos y nos daban prisa por salir, pero como somos de dónde somos y a “pebrots” o “cojones” no nos gana nadie, le hemos hecho algunas, de las que comparto la que me gusta más con vosotros.

IMG_5060

IMG_5194

IMG_5199

Para terminar el día hemos ido andando por el bosque que rodea dichos templos con una niebla bastante espesa que daba un aire de misterio al complejo y hemos bajado hasta el centro para cenar un bol de algo que se llama “kimchi” y que … si no aguantáis mucho el picante (y repito y remarco lo de mucho) mejor no lo pidáis, jajaja. Me he dado cuenta que si en Corea pides algo que tenga color rojo hay muchas posibilidades de que termine siendo picante, jajaja. Para terminar, decir que dormir en esa especie de “esterillas” es cómodo aunque no lo parezca.

En fin, un saludo enorme cracks.

¡Nos vemos mañana!

Busu 部苏

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gyeongju.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s