El Año Nuevo Chino

Uno de los momentos más esperados por toda la comunidad asiática alrededor del mundo es el llamado Año Nuevo Chino, pero… ¿como se celebra en China? Muchos sabréis que el año nuevo chino funciona a través del calendario lunar (en lugar del solar como ocurre en otras partes del mundo). Lo que quizás no es tan conocido es que dichas celebraciones comienzan en el primer día del primer més lunar y terminan el día quince  con la celebración del Festival de los Faroles.

IMG_4033   Yo he tenido la suerte de poder estar en China, concretamente en Beijing, durante los días anteriores, durante la celebración y en los días posteriores a dicho evento. Uno de los elementos que más me sorprendió fue el consumo desorbitado de petardos y bengalas. Durante dos semanas y a todas horas las ciudades y pueblos se unen en una neblina de pólvora que cubre el cielo encapotado invernal. Se respira un aroma de fiesta controlada y las calles que durante el año suelen tener paradas de comida rápida quedan totalmente sin paradas de venta ambulante e  inundadas de personas que hacen sus compras. Mayores y niños se unen en un solo espíritu: felicidad y alegría con los que más quieres y a los que muchas veces no puedes ver durante el año. Millones de chinos regresan a sus casas para poder pasar la noche previa al año nuevo, lo que hace que los billetes de tren esten agotados algunas semanas antes de que empiece la festividad.

Además de la venta masiva de productos de pirotecnia, en su gran mayoría petardos y bengalas, también se debe destacar el enorme gasto que se realiza a través de los que se podrian llamar “los productos típicos del año nuevo” que van desde peluches a otros elementos tales como comida, ropa o incluso los típicos “palillos chinos” (llamados 筷子, en chino). Estos “kuaizi” suelen estar decorados con el nombre del animal del horóscopo chino que será el año nuevo. Estando en Beijing encontramos bastante complicado ir a cenar durante los últimos días previos al año nuevo chino, debido a que es una festividad muy familiar y los negocios suelen estar cerrados, pero tuve la oportunidad de poder celebrar el año nuevo chino con una família local muy amable que nos abrió las puertas de par en par para que no estuvieramos yo y mi compañero solos al entrar el año nuevo. Después de cenar, fuimos a tirar petardos con ellos y pregunté amablemente si podia hacerles algunas fotos (foto superior izquierda).

IMG_4077 IMG_4083

Pasadas ya las doce de la noche volvimos al hotel y al día siguiente decidimos ir a explorar si habia alguna celebración del año nuevo chino en algunos de los muchos parques que abrían para la ocasión y de camino nos encontramos con una multitud de gente a los que preguntamos dónde se dirigían. Un hombre muy amable nos explicó que el primer día del año nuevo se debe ir a un templo budista para así dar las gracias por el año recibido y hacer las plegarias pertinentes para que el siguiente año sea igual o mejor al ya vivido. De camino pudimos ver como había muchas paradas de venta de incienso, como en la foto superior izquierda (una curiosidad es que las paradas en la calle de venta de comida están mal vistas por el resto del mundo y por eso durante acontecimientos importantes el gobierno ordena que se quiten de la calle, algo que no pasa con las paradas de venta de incienso).

IMG_4135IMG_4093Una vez entrados en el Templo de Lama, previo pago de la entrada algo más cara por ser el Año Nuevo, se podía observar tres elementos muy distintos entre sí. El primero es el golpe a la campana. El proceso es el siguiente: se paga una cantidad de yuanes dependiendo de las veces que quieras darle un golpe a la campana. De este modo, si quieres pedir solo un deseo, necesitas darle un golpe a la campana, con lo que pagas solo 10 yuanes. A medida que quieras pedir más deseos, el precio va aumentando y podrás dar más golpes a la campana (foto superior derecha). Una vez pedidos nuestros deseos, nos dirigimos a un patio en el que hay una gran fuente con una rana de la que emanaba el agua por la boca. Se trata de la rana de la fortuna y quienes consigan lanzar una moneda y que caiga al lado de la rana, serán afortunados todo el año. Finalmente encontramos el templo budista en el que la gente se arrodilla y con el incienso encendido hace sus plegarias al dios Buda (foto superior izquierda). Finalmente se quema el incienso, no sin antes inhalar el máximo de humo del incienso posible para que los buenos espíritus se queden con nosotros y no se marchen nunca jamás. Esta fue una de las jornadas más bonitas e inolvidables que he vivido jamás y de la que no me olvidaré nunca.

Busu – 部苏

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Beijing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s