Hutong vs Wangfujing

Para situar a la gente. Nos encontramos en la ciudad de Beijing. En una ciudad en la que prevalecen los elementos de tradicionalismo y de modernidad nos encontramos con los casos diferenciados  y totalmente opuestos de los llamados Hutong y de las calles comerciales (he escogido Wangfujing puesto que era la que me quedaba mas cerca).

Los Hutong son unos callejones que forman el casco antiguo de la ciudad, muchos de ellos construidos en las dinastías de los antiguos emperadores Ming y Qing. En estos callejones se comparte en mayor parte baño e incluso lavandería. Tuve ocasión de pasar por uno de estos callejones y lo que mayoritariamente respire fue pobreza e incluso una cierta independencia de la urbe. Hablando con un señor me comentaba que llevaba 3 años viviendo allí y a la pregunta sobre si realmente deseaba salir de los Hutong en muchos momentos dudaba puesto que allí había creado sus vínculos y no sabia muy bien qué le esperaba fuera. Sea por miedo o por desconocimiento lo cierto es que la visita resulto muy gratificante a nivel personal puesto que al contrario de lo que pensaba antes de ir, la gente es muy amigable y enseguida se prestan a ayudarte sin pedir nada a cambio. Incluso estuve jugando con unos niños que como no tenían para ir a comprar una pelota, se tenían que conformar con el hielo que la noche anterior había dejado por las calles. También he de reconocer que no todo fue de color de rosa, puesto que la madre de uno de los niños al ver que estaba jugando con un occidental corrió hacia el niño y se lo llevo dentro, aunque es un caso muy excepcional (al menos en mi experiencia paseando). Para mi es una visita muy recomendable para aquellos que no se quieran quedar con la típica foto de vacaciones.

Por otro lado tenemos una de las calles principales comerciales de Beijing, la llamada Wangfujing. En ella los jóvenes y no tan jóvenes se pasean diariamente a todas horas para intentar conseguir al mejor precio las prendas mas preciadas en rebajas. En esa zona abundan las jóvenes que invitan a los extranjeros a tomar un “te” que terminan siendo desorbitados y a los que aunque respondas que no, siguen insistiendo. Todo mezclado con un colorido y un grupo de luces de neón que nada tiene que ver con el color gris de los hutong. La gente chilla, salta, baila y sobre todo compra. Si algo tiene esta calle es que todo el mundo viene con algo bajo el brazo, ya sea ropa, zapatos, películas, joyas o incluso comida para celebrar el año nuevo.

Beijing, una ciudad llena de tradicionalismo pero a su vez llena de modernismo. Una ciudad que merece la pena visitar  y que seguramente volveré a visitar, porque aunque haya visto muchas cosas siempre dan ganas de ver más. Justo debajo tenéis un par de fotos (la primera de un hutong cerca de Gulaojie y la segunda una foto del mercado en Wangfujing):

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Beijing.

2 comentarios el “Hutong vs Wangfujing

  1. Marc dice:

    Jo també rescataria al meu fill si el veiés jugar amb tu xxxxxxxxDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s